Ua Pl En
Фото

EL DIARIO DE UN DESAPARECIDO

de LEOS JANÁCEK (1854-1928)

Presentación

Una de las voces más personales y originales de la música del siglo XX, el checo Leos Janácek (Hukvaldy, 1854- Ostrava, 1928) cuya soberbia obra operística sólo ha sido recuperada para la escena hace apenas unas décadas, es el ejemplo paradigmático de cómo un “músico de provincias”, aislado de la actualidad de su tiempo y, como autor checo, despreciado por la cultura germánica dominante de su época, puede llegar a convertirse en un icono de la máxima modernidad.

Su propia biografía –la de un patriota del folclore checo, obsesionado con la melodía del habla y de los animales, recluido en la pequeña Brno donde enseña y compone ajeno a todo desplegando una suerte de numantina “resistencia a través de la estética”, en expresión de Miguel Ángel Vega o de “revolución callada”, según Francisco Ramos- es la de un modesto y solitario creador de la máxima modernidad que, “como un veterano mártir de la combustión interna”, en figura de Antonio Muñoz Molina, trabajó sin conocer el éxito hasta los 50 años –pese al apoyo de Dvorak- cuando en 1916 logra, al fin, estrenar “Jenufa” –una obra a contracorriente de la moda simbolista e impresionista que recorre Europa- en el Teatro Nacional de Praga, el mismo coliseo que la había rechazado 13 años antes, y es “descubierto” por Max Brod, el editor de Kafka.

El éxito tiene un excitante efecto inmediato sobre Janácek, pues le desata una eufórica etapa creativa que le lleva a firmar algunas de sus grandes obras maestras, como los dos cuartetos de cuerda, la “Sinfonietta” (1926), “En la niebla”, para piano (1921) y las óperas “Katia Kabanová” (1921) y “El caso Makropoulos” (1926).

Hoy, la obra de Janácek, cuya rara modernidad, protegida por su aislamiento de cualquier contaminación con las tendencias de la época, está fuera de toda duda y ha sido integrada en el repertorio, singularmente, su magnífica obra operística. Así, en la temporada 03/04, el TEATRO DE LA MAESTRANZA presentó “La zorrita astuta” con gran éxito.

Aunque “Diario de un desaparecido” no es, originalmente, una ópera, la fascinante historia de amor entre un joven campesino y una hermosa gitana que huyen sin dejar rastro –trenzada en un collar de 22 bellas canciones ardientes, depuradas, sensuales y líricas- parecen reclamar su puesta en escena como un intenso monodrama u “ópera de cámara”, para tenor, mezzo, piano y tres voces femeninas. Janácek, que se inspiró en un texto anónimo publicado en 1916, estrenó el ciclo en Brno en 1921. La primera representación escénica tuvo lugar en Ljubljana en 1926. En funciones posteriores, el propio Janácek incorporó pequeñas indicaciones escénicas.

Verdadera perla dramática sobre el amor y el dolor, extremadamente intensa en la ardiente elocuencia de su brevedad, el “Diario…”, con coro interior e interludio pianístico, fue escrito entre 1917-19, a la sombra turbulenta del amor platónico que un Janácek de 63 años, sintió por la joven Kamila Stösslová, de 25, a la que durante 11 años escribió unas 600 cartas de amor y a la que convirtió en el motor creativo de muchas de sus mejores obras y personajes, como la gitana Zefka, símbolo de libertad, que roba el corazón del joven campesino, trasunto de ese otoñal Janácek al fin, en su madurez, exitoso y renacido. El 12 de agosto de 1928, Janácek murió en Ostrava. Seis días antes, el anciano enfermo de 74 años se enfrió buscando al hijo pequeño de Kamila, que había acudido con él a visitarlo, y que se había perdido en los alrededores. Janácek murió de pulmonía. Con dirección escénica de Michal Znaniecki, el TEATRO DE LA MAESTRANZA presenta en su Sala Manuel García, “Diario de un desaparecido” en la celebrada producción del Teatro Real de Madrid.

Argumento

Al fin, el hallazgo y publicación de su diario íntimo permite aclarar las circunstancias de la misteriosa desaparición de Janáceck, un joven campesino de Moravia del Este, sencillo y creyente que, de improviso, abandonó su vida cotidiana y familiar sin causa aparente. El enigmático caso, que la Policía y la familia habían atribuido a la posibilidad de un secuestro o incluso a causas paranormales, llegó a alcanzar dimensiones políticas, pero ahora el diario secreto del joven convierte el enigma en un bello e inquietante asunto literario: según va describiendo el diario, Janíceck desapareció arrastrado por la turbadora belleza de la zíngara Zefka, en la que reconoció su propia naturaleza y de la que tomó el impulso de sacudir su vida anodina.

Diez años después de su desaparición y de la conmoción literaria que provocó el hallazgo del conmovedor diario, que es declarado una pequeña obra de arte de la Europa Central del siglo XX por los especialistas, el Círculo Literario de Madrid, con la colaboración de instituciones de Brno, organiza una exposición con materiales y documentos relacionados con el caso.

A la cita acuden la hermana del campesino, encargada de recibir a los visitantes, y sus ancianos padres. Por la noche, un concierto con los cantos compuestos por el compositor Leos Janaceck precisamente sobre los sencillos y emocionantes textos del campesino, cierra la velada invitándonos a recorrer de nuevo su aburrida vida campesina, su excitante proceso de maduración tras enamorarse de Zefka y su radical decisión de abandonar todo vínculo con su vida anterior para sumergirse en un iniciático y libre periplo a impulsos del amor.

Ficha Técnica

Piano Ricardo Bini
Dirección de escena Michal Znaniecki
Tenor José Manuel Montero
Mezzosoprano Irina Zhytynska

Producción Teatro Real de Madrid

Sala Manuel García

fot. Malgorzata Chrastek